La visión de las familias verdaderamente bilingües de la educación supuestamente bilingüe madrileña.

Los colegios públicos madrileños reciben alumnado multicultural. Muchas familias de origen británico o, mejor, anglosajón, en un sentido más amplio, eligen la enseñanza pública como el mejor sistema para escolarizar a sus hijos. Muchos de ellos, como en este caso, son profesionales con un nivel cultural alto al que han accedido gracias al sistema educativo público del que disfrutaron en sus países de origen. Este sistema les dio acceso a las mejores universidades del mundo pero no tienen la certeza de que la educación pública madrileña, cuyos centros están copados por el falsamente denominado “bilingüismo”, esté ofreciéndoles a sus hijos la formación y oportunidades que ellos tuvieron en los años 70 y 80.

A continuación compartimos el testimonio de una madre que se ve expulsada de la educación pública en un barrio en el que no hay alternativas públicas no bilingües en la educación secundaria. La libertad de elección de centro es asimétrica. Y el bilingüismo no debe ser tal bilingüismo si los verdaderos bilingues huyen alarmados. Agradecemos el testimonio a esta madre con el convencimiento de que la educación pública es el mejor sistema para educar ciudadanos críticos y rigurosos como ella.

f38

A foreigner’s view of bilingual education in Madrid 

When I was at university in the UK, I spent a month in Holland on a student exchange programme which included two weeks’ work experience at an international company. To my vague surprise (I was young and naïve), everyone in the office appeared to be American, which I put down to the fact that the company in question was headquartered in Chicago. It was only towards the end of my first week that I discovered that nobody was actually American. They were all Dutch and I had been fooled by their perfect English (complete with American accents). 

How was this possible? I have since asked many Dutch friends and acquaintances this question. They smile and shrug their shoulders modestly and invariably say it’s because they don’t dub television or cinema in Holland. Really? Is it not perhaps that they have good English teachers and teaching methods? Maybe. Expensive summer courses in England or the US? Not necessarily. Bilingual schools? No way! 

I now live in Madrid and have two young children at a local state primary school. I am a strong believer in public education (after all, isn’t private education practically illegal in Finland, a country admired for its education system?) To my deepest regret, seven years after my first child started school, I find myself forced to send him to a private school, all to escape the so-called “bilingual” system in Madrid (there is one concertado in the neighbourhood which is not (yet) bilingual, but it’s religious and we don’t believe in God).

I admit that our circumstances are unusual – our children are already bilingual, having been born to two native English speaking parents and having been brought up in Spain. This is seen by other parents and teachers as an advantage. In fact it is a disadvantage as our children are bored out of their minds at school. OK, that’s our problem. That aside, I do, as a native English speaker, feel qualified to comment on a number of aspects of the bilingual system:

  1. It’s compulsory. There is virtually nowhere to go if you don’t like it.
  2. The standard of the teachers’ English is generally poor (not their fault). The curious thing is that nobody seems to notice or care about this.
  3. The native language support teachers are not necessarily qualified teachers.  One support teacher my son had could hardly spell English herself.
  4. It seems to be compounding the huge levels of stress that pupils and parents already suffer in a homework and exam-obsessed environment.

 It strikes me that there is a far simpler way of improving Spaniards’ English. Kids in Spain start school very young (2 or 3) and we all know that the younger you are the easier it is to learn other languages. The school day is so long that many hours of Infantil seem to be spent in front of the TV (I can’t blame the teachers).  Why not take advantage and have the little ones watch films and programmes in English? It seems to work in Holland….

 

– Porpuestas para un pacto educativo

agustin-moreno-congreso-768x464

Sabemos que el proceso no va a ser fácil. Hay incluso quien dice que un “pacto educativo de todos” es prácticamente imposible si lo negocian solo los partidos políticos aunque sea en el ámbito parlamentario. Y dan razones de peso. Por un lado, la experiencia de los intentos anteriores para este mismo fin demuestra que la intransigencia de sectores conservadores, religiosos y privados impidieron alcanzar a un acuerdo.

Por otro, la existencia de dudas más que razonables: ¿Es posible un pacto con quienes apuestan por una escuela excluyente a través de reválidas, itinerarios y otros mecanismos de segregación?, ¿con los que replantean la gratuidad de la educación con copagos y tasas exorbitantes?, ¿con los que reducen el peso y la calidad de la educación pública en beneficio de la privada-concertada?, ¿con los que han dejado la participación de las familias, profesores y alumnado en algo testimonial?”

Quizá la única manera de superar las dificultades para alcanzar un acuerdo educativo sea Sigue leyendo

– La escuela de mis sueños: la escuela inclusiva

utopiaEn @babelred21 nos alegramos por la aparición de artículos como este. Parece estar de moda la segregación: Han surgido diferentes sistemas educativos todos ellos pagados con dinero público, concertada, bilingüismo, tecnológico, excelencia, … cuyo último fin parece dejar fuera al alumando más vulnerable. Nos resistimos a que esto sea así  y trabajamos para que las cosas cambien ; para dotar de equidad además de calidad a nuestro sistema educativo.

@babelred2

Artículo tomado de Magisterio

Eduardo Galeano escribe: “Las utopías nos sirven para alcanzar un horizonte que siempre se desplaza, lo que nos permite seguir caminando”. Mi utopía educativa no es una llena de herramientas tecnológicas ni plena de nuevas metodologías. Tampoco es una utopía con edificios vanguardistas, llenos de colores y murales de metacrilato.

Lo que me gustaría ver es una escuela inclusiva. Me gustaría una escuela que no siga recurriendo al etiquetado del alumnado con hándicap, o como algunos otros afirman, con diferentes capacidades. Etiquetado que recurre al determinismo biológico, para condicionar el futuro escolar y laboral de un alumnado al que se obliga a exiliarse de la escuela.

Una escuela en la que alumnos/as como Rafael Calderón Almendros, no tengan por qué ser estigmatizados por el informe de orientación. Escuela en la que los informes no sirvan solo para destacar lo que no puede hacer el alumnado con hándicap, sino todo aquello que sí son capaces de hacer.

Me gustaría una escuela en la que los docentes, madres, padres, y el resto de la comunidad educativa entiendan que remamos en la misma dirección, más aún en el caso del alumnado con hándicap. Docentes que entiendan que el coeficiente de inteligencia de Binet no se creó con la intención de estigmatizar y condicionar el futuro de una persona, sino que se creó para detectar al alumnado con dificultades y poder ayudarles. Que comprendan que esta cifra, no es más que un número unidimensional, que no nos ayuda a entender las múltiples dimensiones que tienen las capacidades y habilidades de una persona.

Nuestro cerebro es plástico
Docentes que entiendan que nuestro cerebro es plástico, que lo que ahora son, no tiene por qué significar que no se pueda mejorar y avanzar. Que todos los informes, índices y coeficientes son medidas del rendimiento de una persona en un determinado contexto. Sí, he dicho rendimiento, porque no estamos midiendo o evaluando su capacidad, ya que Sigue leyendo

– Otra lectura de las cifras de la Comunidad de Madrid sobre bilingüismo

El 20 de diciembre de 2016 se dio a conocer la I Fase de la Evaluación del Programa Bilingüe de la Comunidad de Madrid. La Comunidad ha sacado pecho con este documento porque entiende que los resultados avalan el programa.

De lo que no habla la Comunidad es de la cocina previa e interesada de los datos, pues los muestra echando mano de unas tablas o gráficos que magnifican diferencias que, a la postre, no son tan grandes, y llega hasta el punto de inventar lo que no existe, como sucede con los resultados del último TIMSS.

foto1

Mucho ha insistido la Comunidad, sobre todo en internet, en el escaso o nulo impacto de su programa bilingüe en la adquisición de competencias de las materias no lingüísticas impartidas en inglés. Sin embargo, nos parece que se ha soslayado la pata principal de esta mesa imaginaria. Si el objetivo es mejorar el conocimiento de la lengua inglesa, para lo cual se han estado dedicando recursos de todo tipo en detrimento o en perjuicio del alumnado que no forma parte del programa, es lógico poner la mira también y, añadimos, especialmente en Sigue leyendo

– Bilingüismo: ni se aprende inglés ni ‘science’

bilinguismo

Gracias a la propaganda institucional el llamado bilingüismo está de moda y pocos se atreven a cuestionarlo. Y ha sido Izquierda Unida quien ha tenido que decir, como el cuento de Hans Christian Andersen, que el rey está desnudo. La propaganda, aunque esté aceptada por muchos, no tiene por qué ser cierta.

El Observatorio por la Educación Pública ha elaborado un informe sobre el bilingüismo que se está implantando en las aulas educativas. Ha abordado lo que no se atreven a evaluar las comunidades educativas que llevan más tiempo con el desarrollo de este modelo (Madrid, Murcia). El informe explica en qué consiste el modelo, pero sobre todo apunta conclusiones sólidamente documentadas, para la reflexión, el debate y la búsqueda de  Sigue leyendo