– La visión de las familias verdaderamente bilingües de la educación supuestamente bilingüe madrileña.

Los colegios públicos madrileños reciben alumnado multicultural. Muchas familias de origen británico o, mejor, anglosajón, en un sentido más amplio, eligen la enseñanza pública como el mejor sistema para escolarizar a sus hijos. Muchos de ellos, como en este caso, son profesionales con un nivel cultural alto al que han accedido gracias al sistema educativo público del que disfrutaron en sus países de origen. Este sistema les dio acceso a las mejores universidades del mundo pero no tienen la certeza de que la educación pública madrileña, cuyos centros están copados por el falsamente denominado “bilingüismo”, esté ofreciéndoles a sus hijos la formación y oportunidades que ellos tuvieron en los años 70 y 80.

A continuación compartimos el testimonio de una madre que se ve expulsada de la educación pública en un barrio en el que no hay alternativas públicas no bilingües en la  educación secundaria. La libertad de elección de centro es asimétrica. Y el bilingüismo no debe ser tal bilingüismo si los verdaderos bilingues huyen alarmados. Agradecemos el testimonio a esta madre con el convencimiento de que la educación pública es el mejor sistema para educar ciudadanos críticos y rigurosos como ella.

f38

A foreigner’s view of bilingual education in Madrid 

When I was at university in the UK, I spent a month in Holland on a student exchange programme which included two weeks’ work experience at an international company. To my vague surprise (I was young and naïve), everyone in the office appeared to be American, which I put down to the fact that the company in question was headquartered in Chicago. It was only towards the end of my first week that I discovered that nobody was actually American. They were all Dutch and I had been fooled by their perfect English (complete with American accents). 

How was this possible? I have since asked many Dutch friends and acquaintances this question. They smile and shrug their shoulders modestly and invariably say it’s because they don’t dub television or cinema in Holland. Really? Is it not perhaps that they have good English teachers and teaching methods? Maybe. Expensive summer courses in England or the US? Not necessarily. Bilingual schools? No way! 

I now live in Madrid and have two young children at a local state primary school. I am a strong believer in public education (after all, isn’t private education practically illegal in Finland, a country admired for its education system?) To my deepest regret, seven years after my first child started school, I find myself forced to send him to a private school, all to escape the so-called “bilingual” system in Madrid (there is one concertado in the neighbourhood which is not (yet) bilingual, but it’s religious and we don’t believe in God).

I admit that our circumstances are unusual – our children are already bilingual, having been born to two native English speaking parents and having been brought up in Spain. This is seen by other parents and teachers as an advantage. In fact it is a disadvantage as our children are bored out of their minds at school. OK, that’s our problem. That aside, I do, as a native English speaker, feel qualified to comment on a number of aspects of the bilingual system:

  1. It’s compulsory. There is virtually nowhere to go if you don’t like it.
  2. The standard of the teachers’ English is generally poor (not their fault). The curious thing is that nobody seems to notice or care about this.
  3. The native language support teachers are not necessarily qualified teachers.  One support teacher my son had could hardly spell English herself.
  4. It seems to be compounding the huge levels of stress that pupils and parents already suffer in a homework and exam-obsessed environment.

 It strikes me that there is a far simpler way of improving Spaniards’ English. Kids in Spain start school very young (2 or 3) and we all know that the younger you are the easier it is to learn other languages. The school day is so long that many hours of Infantil seem to be spent in front of the TV (I can’t blame the teachers).  Why not take advantage and have the little ones watch films and programmes in English? It seems to work in Holland….

==========================

La opinión sobre la educación bilingüe en Madrid de una extranjera

 

Cuando iba a la universidad en el Reino Unido, pasé un mes en Holanda en un programa de intercambio de estudiantes que incluía dos semanas de trabajo en prácticas en una compañía internacional. Para mi sorpresa (era joven e inocente), todos en la oficina parecían ser americanos, lo que achaqué al hecho de que la compañía en cuestión tuviera su sede central en Chicago. Solo tras mi primera semana allí, me di cuenta de que nadie era americano realmente. Todos eran holandeses y me habían engañado con su perfecto inglés (de acento americano).

 

¿Cómo era posible? Desde entonces he comentado esto con mis amigos holandeses y sus conocidos. Sonríen y se encogen de hombros y siempre dicen que es porque en Holanda no hay doblaje ni en televisión ni en cine. ¿En serio? ¿No será más bien porque tienen buenos profesores de inglés y buenos métodos de enseñanza? Quizás. ¿Cursos caros de verano en Inglaterra o EEUU? No necesariamente. ¿Escuelas bilingües? ¡Ni hablar!

 

Ahora vivo en Madrid y tengo dos niños pequeños en un colegio público. Creo fervientemente en la educación pública (al fin y al cabo, ¿no es la educación privada prácticamente ilegal en Finlandia, un país que es admirado por su sistema educativo?) Lamentándolo mucho, siete años después de que mi hijo mayor empezase el colegio, me veo obligada a mandarle a un colegio privado para escapar del llamado sistema “bilingüe” de Madrid (pues aunque hay un colegio concertado en el barrio, que (aún) no es bilingüe, es religioso y no creemos en Dios).

 

Admito que nuestras circunstancias no son habitualesnuestros hijos ya son bilingües, por ser hijos de dos hablantes de inglés nativos y haberse criado en España. Esto se ve como una ventaja por otros padres y profesores, pero, en realidad, es una desventaja puesto que nuestros hijos se aburren soberanamente en el colegio. Vale, es nuestro problema. Dejando eso a un lado, yo, como hablante de inglés nativa, me siento cualificada para comentar algunos aspectos del sistema bilingüe:

 

1. Es obligatorio. En la práctica, no hay otro centro al que ir si no te gusta.

 

2.  El nivel de inglés de los profesores es generalmente bajo (no es culpa suya). Lo curioso es que nadie parece notarlo o darle importancia.

 

3.  El profesorado / assistants no son necesariamente profesores cualificados. Una assistant nativa que tuvo mi hijo apenas sabía deletrear en inglés.

 

4.  Se dan altísimos niveles de estrés, tanto en los alumnos como en las familias, que viven inmersos/sufren en un ambiente obsesionado con los deberes y exámenes.

 

Me parece que hay una forma mucho más sencilla de mejorar el inglés de los españoles. Los niños en España empiezan el colegio muy pronto (con 2 o 3 años) y todos sabemos que cuanto más joven seas, más fácil es aprender otros idiomas. La jornada escolar es tan larga que muchas horas de Infantil parece que los niños están viendo vídeos (no puedo culpar a los profesores) ¿Por qué no sacar partido de esto y hacer que los niños vean películas y programas en inglés? Parece funcionar en Holanda… 


@babelred21         http://www.babelred21.wordpress.com               FB: BabelRed21       

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s